(Getty Images)

ATLANTA - Parte del alboroto que rodeó la adquisición del jardinero Justin Upton se vio opacado por el hecho de que el venezolano Martín Prado no estará más en el equipo y su presencia será extrañada en el clubhouse de los Bravos.

Prado fue el "pez gordo" de un grupo de jugadores que los Bravos enviaron a Arizona para adquirir a Upton y al tercera base Chris Johnson en un canje que involucró a siete peloteros el jueves.

"Lo primero que pensé fue, 'Obtuvimos a Justin Upton, es algo grandioso'", dijo el pitcher de los Bravos, Brandon Beachy. "Entonces me di cuenta que el nombre de Prado estaba involucrado y me afectó saber que el tipo que siempre llega al estadio con una sonrisa y abraza a todos sus compañeros ya no estará más aquí. Es algo triste".

A cambio de Upton y Johnson, los D-backs recibieron a Prado, al lanzador panameño Randall Delgado y tres prospectos de liga menor -- los infielders Nick Ahmed y Brandon Drury y el pitcher derecho Zeke Spruill.

"Vamos a extrañar a Martín", lamentó el manager Fredi González. "Ha sido un Bravo de Atlanta desde el primer día. Hable con él un poco desde que se anunció el cambio".

Desde que firmó su primer contrato profesional en 2001, Prado se ganó el respeto de los coaches, fanáticos y jugadores. Brian McCann ha dicho en repetidas ocasiones que Prado ha sido su "compañero favorito" desde sus días en ligas menores.

A González le encantaba la determinación y versatilidad que Prado aportaba al lineup día con día.

Ahora, Prado se encontrará en Arizona con su compatriota Miguel Montero. Elegido para el Juego de Estrellas en 2010 como intermedista, el venezolano jugó principalmente en el jardín izquierdo durante la temporada anterior.

Un versátil jugador de cuadro, Prado tenía previsto ir a la antesala de los Bravos para reemplazar a Chipper Jones tras su retiro.

El presidente de los Diamondbadks, Derrick Hall, dijo vía Twitter que el club quería firmar con Prado un contrato a largo plazo.

"Es el tipo de pelotero que queremos en nuestra alineación", escribió.