Joe Torre. (Marcio Jose Sanchez/AP)

SCOTTSDALE, Arizona-- El béisbol se concibió en Estados Unidos, pero Japón ha ejercido la supremacía en el Clásico Mundial de Béisbol.

Joe Torre, el piloto del equipo estadounidense, ha asumido un enfoque diferente en la tercera edición del Clásico este año. En lugar de llenar la alineación con grandes estrellas, armó el equipo con una novena básica con jugadores de cuadro, tres receptores y 15 lanzadores para conformar el grupo de 28 hombres.

"Creo que es ventajoso. Creo que necesitas jugadores para diversas funciones", dijo el jardinero de Milwaukee Ryan Braun, integrante del equipo de 2009 que llegó a las semifinales. "Ciertamente es importante tener versatilidad".

Los estadounidenses realizaron el lunes su primer entrenamiento previo al torneo, una sesión ligera de dos horas en Salt River Fields, sede del campamento de primavera de Arizona y Colorado.

Disputarán un partido de exhibición ante los Medias Blancas de Chicago y los Rockies antes de su primer encuentro el viernes ante México en el Chase Field, que podría convocar a una afición ruidosa y no forzosamente a favor de Estados Unidos.

El equipo incluye a Braun, el tercera base David Wright (Mets) al primera base Mark Teixeira (Yanquis).

Jimmy Rollins, de Filadelfia, es el campocorto y Brandon Phillips, de Cincinnati, jugará en segunda. Sus suplentes son Willie Bloomquist, de Arizona, y Ben Zobrist, de Tampa Bay, con el receptor de Minnesota Joe Mauer quien se espera que llene en ocasiones la primera base y como bateador designado. Los guardabosques son Braun, Adam Jones, de Baltimore, y Giancarlo Stanton, de Miami, con Shane Victorino, de Boston, como otra opción.

Los otros receptores son Jonathan Lucroy, de Milwaukee, y J.P. Arencibia, de Toronto, quien estará detrás del plato en el debut del viernes para recibir los lanzamientos de nudillos de R.A. Dickey --su compañero con los Azulejos.

El grupo donde están Estados Unidos y México, también incluye a Canadá e Italia. Cuando los juegos en round-robin concluyan con el partido entre Canadá y Estados Unidos el domingo, los dos mejores equipos avanzarán a la segunda ronda en Florida. Las semifinales y la final se realizarán la siguiente semana en San Francisco.

Texiera catalogó el torneo como "una exhibición".

"Aunque queremos ganar. Lo importante es dar un gran torneo para todos y disfrutarlo", dijo. "Eso no significa que no queramos ganar".

Japón ganó los dos primeros títulos.

Varios jugadores mencionaron sobre su motivación de convertirse en el primer equipo estadounidense en llevarse el título.

"Todos estamos aquí para ganar, y todos hemos llegado al punto en que podemos salir al terreno como si fuera el séptimo juego de la Serie Mundial", dijo el cerrador de Atlanta, Craig Kimbrel. "Estamos ahí para ganar. Vamos a dejarlo todo. A eso hemos venido".