Yovani Gallardo. (Ross D. Franklin/AP)

PHOENIX - El viernes, prácticamente contra la pared en el Grupo D del Clásico Mundial 2013, México ejecutó su juego de manera ideal.

El pitcheo, que se consideraba el fuerte de la selección de cara al evento, cumplió a carta cabal con Yovani Gallardo, Luis Alonso Mendoza y cinco relevistas más.

Del otro lado, Eduardo Arredondo fue la chispa del ataque ofensivo, mientras que Adrián González dio el palo grande, un jonrón de dos carreras frente a R.A. Dickey.

"Teníamos que ganar y jugamos bien", dijo González, quien bateó de 2-1 con su cuadrangular, tres empujadas y tres bases por bolas recibidas. "Lanzamos bien, tuvimos bateo oportuno avanzamos a los corredores.

"Jugamos de la manera correcta. Estamos bien contentos y emocionados."

Con la victoria de Italia sobre Canadá a primera hora del viernes, México no podía darse el lujo de perder. Y ante un lineup fuerte de Estados Unidos que incluye nombres como David Wright, Ryan Braun y Joe Mauer-entre muchos otros-Gallardo y los mexicanos dieron la cara para salir airosos.

"(Gallardo) hizo un trabajo fantástico", dijo el manager de la selección mexicana, Rick Rentería. "Comandó la zona de strike y fue muy eficiente."

Efectivamente, Gallardo, quien hace unos días estaba en duda para el Clásico debido a unos dolores en la ingle, permitió dos hits una sola vuelta en 3.1 entradas, propinando cuatro ponches y dando apenas una base por bolas.

"Salí a atacar la zona y conseguí los outs cuando los necesitábamos", comentó Gallardo, quien hace siete años como prospecto de los Cerveceros vio como fanático el primer partido en Clásicos entre México y Estados Unidos aquí mismo en el Chase Field. "Significa mucho esto, porque es mi primer torneo internacional. Es un sueño hecho realidad."

Hubo cierta reivindicación para el cerrador Sergio Romo. El derecho, un día después de permitir dos carreras y cargar con la derrota ante los italianos, sacó de uno, dos y tres a los estadounidenses para ponerle punto final a la victoria de México.

"(El jueves) no ejecuté mis pitcheos, pero (el viernes) no había forma de que yo defraudara a mis compañeros", comentó Romo. "Iba a luchar hasta lo último y estos muchachos me tienen esa confianza."

Par México hay poco tiempo para celebrar esta victoria. El sábado a primera hora la selección "tricolor" se medirá a Canadá en su último choque del Grupo D, con la aspiración de terminar con 2-1 y esperar pasar a la segunda ronda del Clásico en el Marlins Park de Miami.

"Canadá es un buen equipo", dijo el "Titán". "Cuenta con muchos ligamayoristas en su lineup y un buen pitcheo. Tenemos que salir a hacer esto de nuevo."

Marco Estrada será el abridor de México el sábado, frente Chris Leroux.

"Hay que ganar", concluyó González. "Si no ganamos, no hay pase a Miami."