Robinson Canó

NUEVA YORK -- El lunes fue un día bien movido para Robinson Canó en la Gran Manzana.

El segunda base dominicano de los Yankees empezó la jornada en las instalaciones de MLB.com en Manhattan participando en el Chatting Cage--la primera edición bilingüe en la historia de la charla interactiva-y terminó la noche en el Citi Field de Queens como capitán del Equipo de la Liga Americana que contó con la victoria del cubano Yoenis Céspedes en el Festival de Jonrones del 2013.

¿Y en medio de todo eso? Las exigentes actividades normales del lunes de Juego de Estrellas, incluyendo el encuentro con los medios, cuya presencia fue masiva en el estadio de los Mets de Nueva York.

Canó, como siempre, manejó el "corre-corre" con la calma a la que están acostumbrados a ver todos.

"Es un orgullo más que nada representar la comunidad latina nuevamente en el Juego de Estrellas", dijo un Canó rodeado de reporteros, micrófonos y cámaras. "Y nada, esperando que puedan venir muchos más."

Si sigue como va, habrá muchos Juegos de Estrellas más para el oriundo de San Pedro de Macorís. A sus 30 años, está participando en su cuarto Clásico de Media Temporada consecutivo y su quinto en sentido general. Una vez más, el reconocimiento es bien merecido este año.

En 95 partidos con los Yankees, Canó lleva promedio de .302, 21 jonrones, 18 dobles y 65 empujadas en un total de 354 turnos oficiales. Su OPS (porcentaje de embasarse más slugging) de .931 lo coloca en el primer lugar, y por mucho, entre los intermedistas de las Grandes Ligas.

El 2013 luce como otra de muchas temporadas sólidas del quisqueyano. Pero este año su desempeño al bate lleva un mayor nivel de importancia, en el sentido de que se ha logrado sin el apoyo de los tantos lesionados en el lineup de Nueva York.

Ante la ausencia de estelares como Derek Jeter, Alex Rodríguez, Mark Teixeira y Curtis Granderson-entre otros en un momento que otro-Canó ha sabido mantener su nivel de producción en el Bronx.

"Es por el trabajo y el empeño que le pongo al juego", dijo Canó al tratar de explicar cómo se ha mantenido entre la élite de los bateadores de la Gran Carpa. "Para mí el béisbol es mi pasión y mi vida. Trato cada año de ser mejor."

En el caso de los Yankees como equipo, las cosas no han ido como hubieran querido en cuanto a los lesionados se refieren. Ante la falta de tanto trueno en la alineación de Nueva York, Canó pudo haberse puesto demasiada presión para llevar el equipo él solo. Pero el toletero afirma que no ha sido así-y los números respaldan su versión.

"Me dije que no iba a ponerme más presión de la cuenta", manifestó. "Simplemente iba a jugar como siempre juego, con o sin los muchachos. Y todo ha salido bien."

A pesar de la falta que han hecho los nombres sonoros del lineup, Nueva York tiene siete juegos por encima de .500 y está a 3.0 partidos del segundo comodín de la Liga Americana. Canó ve muchas cosas positivas en ese sentido.

"La gente no creía que no íbamos a estar bien", dijo. "Estamos mejor de lo que la gente creía; quizás no como antes, pero jugamos bastante bien en la primera mitad."

Nadie sabe qué podrán aportar Jeter, Rodríguez y Granderson cuando vuelvan a la acción-si es que regresan en algún momento. Canó reconoce que la situación no ha sido nada fácil para los Bomberderos del Bronx, acostumbrados a contar con alineaciones de lujo.

"Nos preguntamos nosotros, '¿Qué pasa?'", relató. "Pero nada, es parte de la vida. Uno nunca quiere que un compañero se lesione, pero son cosas que están fuera de su control."

De cara a la segunda mitad de la campaña, se ha especulado sobre posibles cambios que podría ejecutar el gerente general Brian Cashman para fortalecer a los Yankees. En años recientes el ejecutivo ha sido menos propenso a sacrificar el futuro para reforzar el presente. De todas maneras, Canó está preparado para seguir llevando la mayor parte de la ofensiva del equipo.

"Ojalá y tengamos a todos los muchachos saludables para formar el equipo que somos", dijo el dominicano. "Pero estamos preparados para (continuar cargando con el ataque ofensivo) y para dar lo mejor de mí."

FESTIVAL DE JONRONES
Por segundo año consecutivo, Canó fue capitán del Equipo de la Americana para el Festival de Jonrones. Su experiencia en esta ocasión fue más agradable que en el 2012. En esa ocasión no sólo se fue en blanco en el evento, sino también fue abucheado por la fanaticada local de Kansas City por no elegir a Billy Butler, toletero de los Reales.

En la edición de este año, se quedó en la primera ronda pero por lo menos conectó cuatro estacazos-y sin los abucheos incesantes. Además, fue el capitán "ganador" de la competencia al seleccionar a última hora a Céspedes, quien se robó el show y se llevó la victoria.

"Fue mucho mejor", dijo Canó después del evento. "Lo último que quieres es ir a la caja de bateo y ser abucheado.

"Por lo menos di cuatro esta vez", continuó. "Tal vez lo vuelva a hacer. Como siempre digo, ésta es una de las cosas divertidas del Juego de Estrellas."