Jorge de la Rosa. (AP)

En los 21 años de existencia de los Rockies de Colorado, los oponentes y los analistas han tratado de restarle importancia a los logros ofensivos del equipo, debido a la elevación en las montaña rocosas, primero en el Mile High Stadium (sede del equipo en sus primeros dos años) y desde 1995 el Coors Field.

¿Van a ser justos los críticos en sus evaluaciones?

¿Podría ser el mexicano Jorge de la Rosa un candidato serio al Premio Cy Young…y hasta ganarlo?

De la Rosa no sólo comparte el liderato de la Liga Nacional en victorias (16) con Jordan Zimmermann y Adam Wainwright, sino también que lleva 6-1 con efectividad de 2.76 en el Coors Field.

No hay dudas acerca de su candidatura para Regreso del Año en la Nacional. Luego de someterse a una cirugía Tommy John en junio del 2011, De la Rosa lanzó en apenas tres partidos el año pasado, tirando solamente 10.2 entradas.

En el 2013, el oriundo de Monterrey ha hecho 29 aperturas-20 de las cuales han sido victorias de los Rockies-y ha lanzado 165.2 innings.

De la Rosa ha encontrado una zona de confort en Colorado, luego de una década de equipo en equipo dentro del béisbol profesional. Firmado originalmente por los Diamondbacks en 1998, su contrato fue vendido de nuevo a Sultanes de Monterrey en el 2000. El zurdo volvió a Estados Unidos en el 2001 cuando los Medias Rojas compraron su contrato antes de la campaña de dicho año.

El mexicano de 32 años volvió a la organización de Arizona en noviembre del 2003, como parte del cambio que envió a Curt Schilling del desierto a Boston. Un mes después de eso, los Diamondbacks lo mandaron a Milwaukee en el canje por Richie Sexton. De la Rosa pasó de los Cerveceros a los Reales en el 2006 y, dos años después, fue enviado a Colorado por Kansas City.

En sus primeros 10 años como profesional, De la Rosa hizo solo 97 presentaciones a nivel de Grandes Ligas, con marca de 15-23 y promedio de carreras limpias permitidas de 5.85. Con los Rockies, lleva 55-34 con 4.19.

Algo de la inconsistencia que perjudicó a De la Rosa en su carrera venía de una falta de control de sus emociones cuando le iba mal. Los Rockies tomaron cartas en el asunto, tratando de que el zurdo eliminara esa debilidad.

¿Cuál es la diferencia? El mismo De la Rosa le atribuye la mejoría en ese aspecto al ex coach de habilidades mentales de los Rockies, Ron Svetich. Según De la Rosa, Svetich le "enseñó a contar del 1 al 10".

Ahora queda la interrogante de si los críticos del Coors Field reconocerán la labor realizada por De la Rosa.