BOSTON-- Los Medias Rojas de Boston avanzan a la Serie Mundial por tercera vez en 10 temporadas.

Un grand slam de Shane Victorino en el séptimo inning llevó a Boston a una victoria el sábado por 5-2 sobre los Tigres de Detroit, asegurando el título de la Liga Americana en seis partidos y dejando todo listo para una revancha de Serie Mundial con los Cardenales de San Luis.

Los Medias Rojas jugarán en casa el primer partido el miércoles en contra del equipo al que barrieron en 2004 para poner fin a una sequía de títulos de 86 años. Los Cardenales ganaron el banderín de la Nacional el viernes al eliminar a los Dodgers de Los Angeles en una serie que también se extendió a seis encuentros

"Aún nos queda un paso más", dijo Victorino.

Con el abridor de 21 triunfos en el montículo, Max Scherzer, Detroit tomó ventaja de 2-1 en la sexta entrada y la mantuvo hasta que Boston llenó la casa con un doblete, una base por bolas y un error del campocorto cubano José Iglesias. Victorino envió un lanzamiento del relevista dominicano José Veras en cuenta de 0-2 por encima del Monstruo Verde. Fue el segundo grand slam en postemporada en la carrera de Victorino.

Junichi Tazawa sacó un out para llevarse la victoria, Craig Breslow lanzó una octava entrada sin permitir carrera y Koji Uehara sacó los últimos tres outs en su salvamento antes de que los Medias Rojas vaciaran el dugout para empezar su ahora familiar celebración en el montículo.

"Ha sido un recorrido especial", dijo el segunda base Dustin Pedroia, "y seguimos en él".

Uehara fue elegido el jugador más valioso de la serie después de sumar tres salvamentos y un triunfo. Luego bromeó sobre lanzar tan bien bajo presión.

"A decir verdad, estuve a punto de vomitar", bromeó Uehara.

Es el 13er banderín de Liga Americana para los Medias Rojas y su primero desde 2007, cuando barrieron a los Rockies de Colorado para ganarlo todo por segunda vez en cuatro campañas.

Boston logra llegar a Serie Mundial un año después de terminar en último lugar de la División Este de la Americana, algo que obligó al equipo a deshacerse de sus estrellas de grandes salarios, rearmar el roster y contratar al manager John Farrell. Victorino fue una de las adquisiciones más importantes de los Medias Rojas, y el sábado lo demostró.

"Desde el primer día del campamento de pretemporada no hubo una persona que fuera más importante que otra", dijo el jardinero Jonny Gomes, que también se encuentra en su primera temporada con Boston. "Todos jalamos a la misma dirección".

Por los Medias Rojas, el dominicano David Ortiz de 3-0.

Por los Tigres, los venezolanos Miguel Cabrera de 4-1 con carrera anotada, Omar Infante de 4-1, y Víctor Martínez de 4-1 con dos impulsadas. El dominicano Jhonny Peralta de 3-0. El cubano José Iglesias de 4-2.