Mariano Rivera

PANAMÁ -- Mariano Rivera cristalizará un sueño después de haberse retirado en el 2013: traer de vuelta a Panamá a un equipo de los Yankees de Nueva York luego de más de seis décadas de su última visita.

En lo que ha sido bautizado como la "Serie de la Leyenda", los Yankees escenificarán dos partidos de exhibición contra los Marlins de Miami el 15 y 16 de marzo en el Estadio Rod Carew de la capital panameña, en otro homenaje de la escuadra neoyorquina al que fue su estelar cerrador durante casi dos décadas.

La última vez que los Yankees estuvieron en Panamá fue en 1947, cuando disputaron varios partidos de exhibición contra los entonces Dodgers de Brooklyn. Un año antes y dirigido por Joe McCarthy, los Yankees habían visitado suelo panameño para jugar contra la selección nacional del país.

"Mariano ha sido un muy buen embajador de las Grandes Ligas y un buen ser humano", dijo el jueves la puertorriqueña Sara Loarte, directora de la compañía que organiza el evento para Grandes Ligas. "Es una oportunidad para que los fanáticos panameños celebren con él y festejen lo que fue su carrera".

Los dos encuentros forman parte de la pretemporada de las mayores.

Loarte explicó que no será hasta dos semanas antes de los partidos en que se sabrá con más certeza los jugadores que traerá Nueva York, aunque dijo que no duda que "tiene que ser una buena representación de los Yankees".

Los Yankees y los Marlins vendrán con una parte de su escuadra, ya que ese mismo fin de semana disputarán partidos de pretemporada en la Florida.

No se sabe si uno de los que viaje a Panamá sea el campocorto Derek Jeter, el único sobreviviente en Nueva York de un grupo de jugadores que ganó tres coronas de Serie Munial consecutivas entre 1998 y 2000. Ellos fueron Jorge Posada, Andy Pettitte y Rivera, los dos últimos se retiraron el año pasado.

Jeter anunció en la víspera que la temporada de 2014 será la última de su ilustre carrera.

Loarte dijo en un aparte con The Associated Press que se coordina la visita para esos partidos de Joe Torre, ex manager de los Yankees y actual vicepresidente de operaciones deportivas de Grandes Ligas.

"Dirigió a Mariano y han tenido una buena relación", destacó.

Rivera, de 44 años y quien se retiró como el líder máximo en juegos salvados en las mayores, se encargó de gestionar la visita de los Yankees a su natal Panamá.

"Desde que tengo memoria, ha sido mi sueño traer a mi equipo, los Yankees, a jugar béisbol en Panamá", dijo Rivera, citado en un comunicado divulgado el jueves por las empresas organizadoras de los dos partidos. "Mi esperanza está en que esta `Serie de la Leyenda' pueda inspirar a otros jugadores jóvenes a perseguir sus sueños".

El presidente de los Yankees, Randy Levine, destacó que "visitar Panamá, la patria del gran Mariano Rivera, será un privilegio para todos los involucrados en este esfuerzo histórico".

El legendario taponero descartó recientemente la posibilidad de que vaya a hacer algún lanzamiento durante esos dos partidos, aunque será el gran homenajeado, esta vez frente a sus compatriotas.

"Ni siquiera tengo guante", bromeó hace poco el oriundo del poblado pesquero panameño de Puerto Caimito.

Rivera dará algunas clínicas a niños durante esos días, dijo Loarte.