Carlos González. (Gregory Bull/AP)

SCOTTSDALE, Arizona -- Carlos González insiste en que trasladarse del jardín izquierdo al central en el amplio Coors Field no será un problema.

Pero el mantenerse sano podría ser una tarea más difícil para el pelotero venezolano de los Rockies de Colorado.

Dominante en el plato y en los jardines cuando es capaz de jugar, González se dice ansioso de mostrar que puede participar de nuevo en 145 partidos en una campaña luego que lesiones de muñeca y un dedo lo han limitado en años recientes.

Su mala suerte continuó incluso después de la temporada cuando tuvo que someterse a una apendicetomía de emergencia. Y cuando los médicos realizaban es cirugía, descubrieron una hernia.

"Estoy contento de que eso haya sucedido entre temporadas", dijo González el viernes. "Me siento bien. Me recuperé realmente bien después de la cirugía. Recuperé mi peso (a los 102 kilos --225 libras) y estoy listo".

González no está seguro de hacia dónde se dirige. Cuando la temporada terminó y los Rockies canjearon al veloz jardinero central Dexter Fowler a Houston, González estaba seguro que llevaría su Guante de Oro al central.

Pero luego Colorado adquirió a Drew Stubbs de Cleveland. Y si bien el manager Walt Weiss ha sostenido que González iniciará en primavera en el central, es posible que sea enviado al izquierdo si Stubbs o Charlie Blackmon juegan lo suficientemente bien en los prados centrales en los partidos de exhibición.

"Ofensivamente, defensivamente, veremos cómo está diseñado el equipo y tomaremos una decisión según sea el caso", dijo Weiss. "Contamos con múltiples opciones en el jardín central. Pero CarGo va empezar en el jardín central y veremos cómo funciona".

El tres veces ganador del Guante de Oro se siente bien con el cambio, siempre y cuando se quede en un solo lugar.

"Uno no desea estar cambiando de posiciones", dijo González. "Eso es algo que hice al inicio de mi carrera y me afectó física y mentalmente. Por lo que estoy listo para jugar en una posición y la que sea está bien, sea (jardín) central o izquierdo".

Para González el cubrir todo ese terreno y el realizar lanzamientos más largos no será tanto un ajuste dado que el jardín izquierdo es espacioso en Denver, también.

"En el Coors Field uno debe jugar en los jardines", dijo González. "El jardín izquierdo, especialmente, esas enormes esquinas y uno tiene que cubrir mucho terreno. Cuando uno sale de gira piensa, `OK, ahora voy a tener un par de días libres'".

Los Rockies, que vienen de una temporada afectada por lesiones y con foja de 74-88, necesitan que González no tenga tantos días libres.

En 2010, el venezolano registró un promedio de bateó de .336 para llevarse el título de bateo de la Liga Nacional y terminar en tercer lugar en las votaciones para el jugador más valioso. Eso le generó un contrato por siete años y 80,5 millones de dólares.

Pero el jardinero de 28 años no ha jugado más de 135 partidos en cada una de las temporadas desde entonces.