Yasiel Puig. (AP)

GLENDALE, Arizona -- Los Dodgers quieren contar con lo mejor del cubano Yasiel Puig, así que las 20 libras de sobrepeso con las que el guardabosque llegó a los Entrenamientos de Primavera son vistas como una señal de advertencia.

Otro factor preocupante son los dos días que Puig tuvo que descansar la semana pasada luego de ser golpeado en la pierna derecha por una pelota que bateó de foul. También está el hecho de que con frecuencia es el último en llegar a las prácticas. Los juegos de exhibición están comenzando, pero los jugadores en el clubhouse son estrictos si un jugador joven se toma algunas libertades.

Por eso, tras un espectacular primer mes que fue seguido por varios obstáculos mientras avanzaba la temporada, Puig está siendo monitoreado detalladamente para ver si puede mantener el mismo éxito de Mike Trout o si tendrá problemas para seguir con un alto nivel en su segundo año en la Gran Carpa.

"Mi teoría sobre la maldición del segundo año es que se trata más de una falta de concentración", señaló Pat Corrales, asesor especial del gerente general de Los Angeles. Debes trabajar. Por eso Clayton Kershaw es así de bueno. No deja de trabajar".

Sin embargo, Puig no jugó ni se comportó como un novato en el 2013. Luego de ascender rápidamente desde Doble-A, su voz se escuchaba bastante en el camerino del equipo grande, lo contrario de lo que se espera de los novatos. Demostró en abundancia todas sus cinco herramientas sobre el terreno, fijó récords en su primer mes en la Gran Carpa y su entusiasmo encendió la chispa en un conjunto que iba en picada.

Pero la falta de experiencia de Puig en Ligas Menores se notó con varias jugadas del tiro en corte y errores en el corrido de bases. Más adelante, no pudo hacer los ajustes ante lanzamientos que revelaban las fallas en su mentalidad en la caja de bateo.

El guardabosque siempre llama la atención. Pero también es inmaduro. Ha sido reemplazado en medio de partidos por su falta de esfuerzo y ha llegado tarde para otros. Su arresto por exceso de velocidad y mala relación con la prensa han opacado sus obras caritativas de esta temporada muerta.

Los directivos han tratado a Puig con mucha delicadeza en lugar de ser estrictos, debido a su contrato de siete años y US$42 millones.

Para los que se preguntan qué piensan de Puig sus oponentes, vale señalar que en cuatro meses el cubano fue golpeado por lanzamientos en 11 ocasiones, más que luminarios como el puertorriqueño Roberto Clemente, Barry Bonds, Hank Aaron, Willie Mays o Mickey Mantle en una temporada determinada. Paul Goldschmidt de los D-backs -- quien encabezó la Liga Nacional en jonrones, impulsadas y slugging el año pasado -- fue golpeado por solamente tres lanzamientos. Es posible que Puig tenga muy poca suerte o es un blanco para los serpentineros.

"Pienso que estará bien, porque platican con él bastante [los dominicanos] Juan Uribe y Hanley Ramírez, además de [el mexicano] Adrián González", dijo Corrales. "Tenemos jugadores que han logrado muchas cosas y necesitamos que guíen a los jóvenes, así que ellos son los encargados".

Ramírez fue el Novato del Año del Viejo Circuito en el 2006. Y su segundo año fue mucho mejor que el primero.

"Todos me dijeron que los lanzadores harían ajustes en mi segunda temporada, pero nunca pensé en eso", manifestó el torpedero. "Debes ser fuerte mentalmente, ésa es la clave para Puig. En mi caso, aprendí a negociar más bases por bolas. Debes tomar lo que te dan y no tratar de hacer más de la cuenta".

González señaló que las circunstancias obligaron a Puig a aprender "sobre la marcha", en el mismo escenario de las Grandes Ligas, lo que la mayoría de los peloteros asimila en liga menor. Como lo han tenido que hacer muchos antes de él, lo está haciendo en un país nuevo, aprendiendo un nuevo idioma y una nueva cultura.

"No solamente está aprendiendo béisbol, sino sobre la vida cotidiana", dijo González. "Cuando subí, aprendí mucho [del boricua] Sandy Alomar Jr. Pero aprendí mucho también en Ligas Menores y sentado en la banca. Trataré de ayudar a Puig cuando piense que sea el momento indicado. Debes ser selectivo. No estaré detrás de él hasta el punto de que piense que me cae mal. Lo ayudaré a mejorar como jugador, como persona y para el beneficio del equipo".

El otro lado de la historia de Puig es lo bueno que puede ser. Por sus herramientas, especialmente sus disparos desde el bosque derecho, Puig es comparado con Clemente.

"Se está acercando a ese nivel", expresó el coach de los Dodgers, el dominicano Manny Mota--quien también fue compañero de Clemente en los Piratas. "Es por la intensidad y pasión con que juega".

Clemente era un novato de 20 años de edad en 1955 después de ser elegido por Los Angeles en el Draft de la Regla 5. No sobresalió con el bate hasta 1960 e incluso en su mejor momento demostró menos poder y capacidad de robar bases que Puig.

Con el potencial de Puig, el cubano puede ser cualquier clase de jugador. El manager Don Mattingly pretende emplearlo como primer bate por sus dinámicas herramientas, la composición del roster y el hecho que Puig no ha demostrado la paciencia necesaria para empujar carreras.

Mattingly indicó que no está tan alarmado por las señales de advertencia.

"Estamos conscientes de que cualquier cosa que Yasiel haga llamará la atención", dijo Mattingly. "Solamente queremos verlo madurar y que haga los ajustes necesarios. Es un libro abierto, todo lo entusiasma. La prensa tiene la última palabra y crea la imagen. El año pasado, la prensa le dio la espalda de un día a otro, y creo que fue malinterpretado. Muchos esperaban que se comportara con la prensa como lo hace Derek Jeter. Pienso que debieron ser un poco más tolerantes".