Edwin Escobar. (Gregory Bull/AP)

SCOTTSDALE, Arizona -- En lugar de tirar por el equipo de las Futuras Estrellas de los Gigantes en un encuentro interescuadras, el venezolano Edwin Escobar estuvo en la lomita para el compromiso de la Liga del Cactus ante Clayton Kershaw y los Dodgers durante el fin de semana.

Es una clara señal de que la organización de San Francisco piensa que Escobar está cerca de dejar la etiqueta de prospecto y convertirse en parte del presente del equipo.

"En estos momentos me siento listo para ya tirar en las Grandes Ligas", declaró Escobar. "He enfrentado bastante a estos muchachos y confío en todo mi repertorio".

En tres episodios contra Los Angeles, Escobar permitió una carrera y un imparable. Lo más impresionante fue que en la tercera entrada logró retirar a la parte gruesa de la alineación de los Dodgers -- A.J. Ellis, el cubano Yasiel Puig y el mexicano Adrián González -- en orden.

"Fue un gran reto enfrentar a esos jugadores", indicó Escobar. "Son algunos de los grandes en el Oeste de la Liga Nacional y me sentí bien al enfrentarlos".

Tras firmar con los Rangers como agente libre internacional, Escobar fue adquirido por los Gigantes en un cambio de bajo perfil en el 2009. En aquel momento, Escobar solamente tenía 17 años de edad y en sus dos campañas con la organización de los Gigantes, tuvo bastantes problemas al registrar 5.63 de efectividad en 33 presentaciones (28 como abridor).

Pero Escobar logró progresar agregando velocidad a su recta y desarrollando un excelente pitcheo rompiente. También tira un cambio de velocidad.

"Su base es la recta", señaló el piloto de San Francisco, Bruce Bochy. "Ése es su mejor lanzamiento. Ahora está trabajando en pitcheos secundarios. Tiene un buen cambio. Está trabajando en la curva; debe pulirla un poco. Pero está cerca. En estos momentos está tocando la puerta".

Para el final de la campaña pasada, Escobar ascendió a Doble-A Richmond. Entonces, ¿cuándo podrán los aficionados de los Gigantes ver al zurdo en la Gran Carpa?

"Está cerca", manifestó Bochy. "Por eso fue el abridor para el partido contra los Dodgers. Tiene un buen brazo, una buena recta y buen comando".

Antes de su última apertura contra Los Angeles, en la que otorgó cuatro bases por bolas, Escobar solamente había concedido una transferencia en tres capítulos y sin permitir hits. El oriundo de La Sabana expresó que todavía no se ha sentido nervioso, aunque está lanzando para dejar en claro que está listo para unirse pronto al equipo grande.

"De verdad tuve nervios el año pasado, cuando enfrenté por primera vez a bateadores de Grandes Ligas", dijo Escobar. "Ahora que tengo más experiencia me siento más cómodo".

Escobar también ha sido orientado como un verdadero integrante de los Gigantes, señalando que cada vez que enfrenta a los Dodgers -- a cualquier nivel -- vale la pena tener un poco más de entusiasmo.

"En Ligas Menores, jugamos con alta intensidad contra cualquier club de los Dodgers", manifestó Escobar. "Cuando llegamos a las mayores, luchamos contra ellos -- siempre salimos a jugar fuerte y damos todo lo que tenemos".

Al menos por el momento, la rotación de los Gigantes está integrada por cinco brazos establecidos. Por eso Escobar seguirá esperando una oportunidad.

Pero el pitcheo en las Grandes Ligas siempre es de cierta incertidumbre. Siempre surgen lesiones o un abridor puede tener dificultades. Si ése es el caso, Escobar sería una de las alternativas para llenar un vacío.

"Solamente salgo a lanzar lo mejor posible y me mantengo listo para cualquier situación", dijo Escobar. "Simplemente espero que me llamen al equipo grande".

Posiblemente la próxima llamada sea de uno de los directivos de los Gigantes para darle la noticia que ha esperado desde que tiró una bola por primera vez.