Giancarlo Stanton y Mariano Rivera. (Arnulfo Franco/AP)

CIUDAD DE PANAMÁ, Panamá - Enclavado en una región montañosa conocida como el Cerro Patacón se encuentra el Estadio Rod Carew. Ahí, el ex cerrador Mariano Rivera, los Yankees y los Marlins pasaron el fin de semana como los estrellas en la denominada Serie de la Leyenda.

Aunque ambos equipos disputaron una corta serie de dos partidos ante la afición local, el impacto de esos juegos podría sentirse por décadas.

"Sé que los jovencitos aquí tienen sueños", dijo Rivera. "Espero que tomen este fin de semana como una inyección, como algo que los motive aun más para seguir adelante y buscar el éxito".

Este famoso parque de pelota en vía al Puente Centenario, mismo que fue sede de las eliminatorias para el Clásico Mundial de Béisbol el año pasado, nunca será el mismo otra vez.

"Esto es algo que jamás hubiera imaginado, y sucedió en mi país", dijo Rodrigo Vigil, uno de los cinco prospectos panameños de los Marlins que hicieron el viaje para esta serie. "Mi familia manejó por ocho horas para llegar aquí, porque nunca me habían visto con el uniforme de Miami. No hay manera de describir lo que esto significa para mi familia y todos los fanáticos que siguen el béisbol de Grandes Ligas en Panamá. Esto es algo grande".

Ha habido 53 peloteros de Grandes Ligas nacidos en Panamá desde que el pitcher Humberto Robinson hizo su debut con los Bravos de Milwaukee el 20 de abril de 1955. El antesalista Héctor López, quien se encuentra entre los más famosos, debutó en la Gran Carpa al mes siguiente con los Atléticos de Kansas City.

"Para mí, Héctor López es la fundación de este deporte", comentó Rivera. "Continuar la tradición de hombres como Héctor López, Rod Carew y otros peloteros panameños que han llegado a Grandes Ligas es un honor y un privilegio. Su valor para el béisbol panameño es incalculable".

Los cuatro jugadores oriundos de Panamá que actualmente integran el roster de 40 en Grandes Ligas esta primavera son el receptor de los Bravos Christian Bethancourt, el lanzador de los D-backs Randall Delgado, el catcher estelar de los Filis Carlos Ruiz y el infielder de los Mets Rubén Tejada. Varios beisbolistas de Panamá se encuentran jugando en ligas menores.

El Salón de la Fama Rod Carew, 18 veces llamado al Juego de Estrellas y campeón de bateo en siete ocasiones, y el cañonero Carlos Lee - tres veces integrante del Juego de Estrellas durante su carrera de 14 temporadas en Ligas Mayores - también son íconos en Panamá.

"En las últimas 48 horas he recorrido el país y he visto muchos jovencitos jugando béisbol y muchos parques de pelota, y de lo que me di cuenta es que el béisbol aquí ha progresando bastante", manifestó Kim Ng, vicepresidenta de operaciones de béisbol para Major League Baseball. "Creo que la presencia de los Yankees y los Marlins aquí inspira a esos jovencitos y les demuestra todo lo que es posible lograr".

Y es que el béisbol juvenil se ha convertido en parte de la cultura local. Los niños pueden comenzar a jugar a partir de los 4 años de edad y continuar haciéndolo hasta la adolescencia. Panamá también cuenta con una liga profesional de béisbol, la cual actualmente se encuentra en trámites para regresar a la Confederación del Caribe, organización que incluye a República Dominicana, México, Puerto Rico y Venezuela. Casi todos los juegos de campeonato de cualquier nivel han sido disputados en el Estadio Rod Carew desde su inauguración en 1999.

"En Panamá vamos mejorando poco a poco, y pueden ver como más peloteros panameños firman con organizaciones de Grandes Ligas", destacó Vigil. "Tenemos muchos torneos a nivel juvenil, y también competimos a nivel internacional. Espero que todo esto siga creciendo y que los jovencitos se mantengan alejados de las calles y las pandillas y se fijen en el béisbol".

La Serie de la Leyenda marcó el regreso del béisbol de Grades Ligas a Panamá desde 1947, y la celebración no se hizo esperar. El viernes los Marlins y los Yankees asistieron a una cena de gala en beneficio de la Fundación Mariano Rivera, cuyas ganancias fueron destinadas al Hospital Infantil de Ciudad de Panamá, el nosocomio más importante de esta índole en el país. La mañana siguiente, Rivera - junto con el shortstop de los Yankees Derek Jeter y el jardinero de los Marlins Giancarlo Stanton - se unieron a un grupo de dignatarios en una conferencia de prensa realizada en el piso más alto de la torre del Hotel Trump Ocean Club International para arrancar oficialmente la serie.

"Hay que darle crédito a MLB por haber hecho posible que [Rivera] obtuviera la oportunidad de traer a los Yankees y a los Marlins a jugar aquí", externó Jeter. "Puedo darme cuenta que esto significa mucho para él. Nadie se merece esto más que Mariano".