Jean Segura.

PHOENIX -- A nivel físico, Jean Segura no es del molde clásico de un torpedero. Con un cuerpo compacto y muscular, además de su estatura de cinco pies y 10 pulgadas y sus 205 libras, se parece más a Rickey Henderson que al venezolano Omar Vizquel.

Una mezcla de esas dos leyendas sería lo ideal para los fanáticos de los Cerveceros.

El dominicano Segura viene de una gran temporada, en la que fue convocado al Juego de Estrellas. El torpedero tuvo una recta final medio lenta, pero eso no empañó lo que logró el año pasado.

El torpedero es pieza clave de los planes del manager de Milwaukee, Ron Roenicke. Podría ser primer bate o segundo en el orden, pero de cualquier manera será un catalizador importante delante de Ryan Braun y su compatriota Aramis Ramírez en el ataque de los Cerveceros.

"En realidad no tengo preferencia", dijo Segura acerca de su posible puesto en la alineación. "Primero o segundo, pues todo bien. Ya veremos. Estoy listo para lo que sea. No soy yo quien toma esa decisión. Lo que quiera el manager, estaré listo para eso".

Bateando segundo casi todo el tiempo el año pasado, Segura terminó la temporada con promedio de .294, porcentaje de embasarse de .329 y slugging de .423. Se robó 44 bases (segundo en la Liga Nacional) en 57 intentos. Dándole a todas las bandas, conectó 20 dobles, 10 triples y 12 jonrones.

Fue una historia de dos mitades para Segura. En la primera, estuvo entre los líderes de bateo de la Nacional, llegando al Juego de Estrellas con promedio de .325 y OPS (porcentaje de embasarse más slugging) de .849. Pero en la segunda, tuvo .241 con .583.

"Mi primera campaña completa me ayudó mucho, con eso de aprender cómo va todo, cómo jugar bajo control y con confianza", expresó Segura. "Trabajé más con mi entrenador físico personal durante el invierno y espero estar más fuerte-y mejor-este año".

Roenicke tiene otras opciones para el puesto de primer bate, vacante ante la salida de Norichika Aoki.

El dominicano Carlos Gómez, quien ha lucido bien bateando primero con Segura detrás de él, tiene la velocidad. Pero su poder caería bien en la parte gruesa del lineup.

Rickie Weeks y Scooter Gennett, posiblemente dividiendo tiempo en la segunda base, son otras posibilidades.

Segura y Gómez-quien el año pasado tuvo 40 bases robadas y 24 jonrones-formarían un dinámico 1-2 delante de Braun, Ramírez y Jonathan Lucroy.

"Si somos Carlos y yo, en el orden que sea, pues eso sería bastante emocionante", dijo Segura.

Diferente a Henderson-el mejor primer bate en la historia-Segura no es conocido por su paciencia en el plato.

"No quiero perder mi agresividad si bateo primero", dijo Segura. "Quiero embasarse y para hacer eso, tengo que ser agresivo. No importa cómo lo hagas, mientras puedas embasarte.

"Muchas veces ese primer pitcheo es el mejor que verás", continuó. "Si ése es el que crees que puedes batear bien y poner en juego, ¿por qué no tirarle?"

Los números apoyan lo expresado por Segura. El dominicano puso la bola en juego ante el primer pitcheo 64 veces el año pasado, para un promedio de .406 y nueve extrabases-incluyendo tres jonrones.

En cuanto a ser primer bate, Roenicke lo puso en dicho puesto en apenas dos ocasiones la temporada pasada.

"No es el muchacho típico para hacerlo, porque es agresivo", dijo el piloto. "Da muchos swings. No quiero que cambie si lo pongo como primer bate.

"Eso es así con todos. Cuando los pongo en diferentes posiciones en el orden, simplemente quiero que bateen. A veces los cambiamos de puesto por necesidad, pero eso no significa que si bateas cuarto tienes que tratar de dar jonrón. (Segura) es un muchacho agresivo y necesita seguir así".

En ese tenor, Roenicke se mantiene en constante comunicación con todos sus jugadores.

"Lo que veo bien es que está lo suficientemente cómodo para venir (a mi oficina) y hablamos las cosas", dijo. "Es un muchacho bien honesto".

La defensa de Segura habla por sí mismo. Su factor de alcance fue el cuarto mejor entre los torpederos de la Nacional y su porcentaje de fildeo de .978 fue el quinto mejor.

"Firmé (con los Angelinos) como paracorto y siempre tuve eso en mi mente", dijo Segura. "Estoy contento con la forma en que ha salido todo. Tengo confianza (en el campo corto)".

Con su compatriota Erick Aybar afianzado como torpedero de los Angelinos, el equipo de Los Angeles trataba de que Segura se familiarizara con la segunda base antes de finalmente cambiarlo a Milwaukee en el canje por Zack Greinke.

Segura cumplió los 24 años de edad el lunes. Es uno de los peloteros jóvenes de más talento en Grandes Ligas, con todo a su favor para volver al Juego de Estrellas-sin importar dónde batee en el orden ofensivo de los Cerveceros.