José Fernández. (AP)

JUPITER, Florida - El jueves, cuando José Fernández se subió al montículo para medirse a los Cardenales en el Roger Dean Stadium, el cubano de 21 años tenía un pensamiento extraño en la cabeza.

"Esto puede sonar raro", dijo el as de los Marlins. "Tiré mi primer pitcheo para strike. Con el segundo pensaba, 'Dios, no quiero ser golpeado'. También se me pasó por la cabeza, 'Wow, ¿cómo voy a reaccionar después de tirar?'. Pero (después de eso), todo fue normal".

Fernández es un profesional y una estrella en ascenso. También es un ser humano. En algún momento estuvo pensando en la terrible lesión que sufrió su compatriota Aroldis Chapman el miércoles.

Chapman, cerrador de los Rojos, recibió el impacto en la cara de una línea y fue operado para estabilizar los huesos fracturados cerca de un ojo.

Fernández y Chapman se han hecho amigos y en ocasiones se juntaron durante el invierno.

"Llegamos a conocernos mucho más durante la temporada muerta", afirmó Fernández. "Sé que lo voy a llamar a ver cómo va. Hablamos de vez en cuando. Ya he llegado a conocer a los peloteros cubanos".

Fernández está bien consciente de los riesgos de un lanzador o de cualquier jugador que pise un terreno de béisbol. De hecho, el jueves el infielder de los Marlins, Derek Dietrich, sufrió una fractura en la nariz, resultado de un mal rebote de un rodado.

"Me conmovió lo que le pasó a Dietrich", dijo Fernández.

A Fernández le queda una salida más en la Liga de la Toronja, luego de que el derecho cediera tres carreras y cinco hits con ocho ponches y dos bases por bolas ante San Luis en 6.0 innings.

El reinante Novato del Año de la Liga Nacional hizo 88 pitcheos el jueves, 55 de los cuales fueron de strike. Luce preparado para llegar a hacer 90 lanzamientos en su próxima apertura y para estar cerca de los 100 para el Día Inaugural.

"Permití tres carreras y no estoy molesto para nada", dijo Fernández, quien se medirá al mexicano Jorge de la Rosa y los Rockies el 31 de marzo en el Marlins Park. "Creo que tuve buen comando de mis pitcheos".