Apretones de mano sí, pero fotos de ninguna manera.

Algunos atletas olímpicos estadounidenses dijeron que se les pidió abstenerse de sacar sus celulares de la bolsa la semana pasada, cuando visitaron la Casa Blanca para conocer al presidente Barack Obama.

La solicitud surgió después que el bateador dominicano de los Medias Rojas de Boston David Ortiz se tomó un autorretrato, o "selfie", con el mandatario durante la visita de su equipo a la residencia presidencial. La foto fue usada después por Samsung, la fabricante del celular que usó Ortiz, en un anuncio publicitario.

Tras ello, surgieron críticas por el uso de la imagen de Obama para promover a una empresa. Muchos consideraron que la foto fue una estratagema publicitaria de Ortiz.

El toletero negó haber captado la imagen a sabiendas de que se utilizaría en un anuncio.

"Me sentí un poco decepcionado", dijo Nick Goepper, quien este año conquistó la medalla de bronce en el esquí, modalidad de slopestyle, durante los Juegos Olímpicos de Invierno. "Pensé en introducir en secreto una cámara, pero ellos fueron bastante insistentes con esto. Estoy seguro de que, si lo hubieran permitido, unas 150 personas se hubieran tomado `selfies' con el presidente".

Los deportistas olímpicos visitaron la Casa Blanca un par de meses después de competir en Sochi, Rusia. Es común que el mandatario en turno invite a equipos y deportistas destacados a Washington para felicitarlos personalmente por sus logros.

La Casa Blanca confirmó que se pidió a los atletas no tomar por su cuenta fotografías con Obama. Añadió que, en aras de que este tipo de actos transcurran con eficiencia, se ha implementado durante años la práctica de que un fotógrafo oficial de la Casa Blanca tome las fotografías de grandes grupos.

Sin embargo, la Casa Blanca negó que haya llegado al grado de prohibir directamente que se tomaran "selfies".

"No se habló de una prohibición", dijo el vocero Jay Carney.

Se desconoce si fueron proporcionadas instrucciones similares a los Medias Rojas cuando visitaron Washington. El acto con los deportistas olímpicos se realizó después de que la foto de Ortiz alcanzó altos niveles de popularidad en la internet la semana pasada.

En esa foto, aparece el "Big Papi" Ortiz, sonriente y con gafas oscuras, parado junto a Obama, quien sujeta un jersey de los Medias Rojas con el apellido del mandatario. Ortiz transmitió la foto mediante Twitter, y ésta fue reenviada por decenas de miles de usuarios.

A la Casa Blanca no le hizo gracia que la imagen terminara vinculada con un anuncio publicitario. Carney dijo que el gobierno está en contra de que una foto del presidente se emplee con fines comerciales.

El domingo, Dan Pfeiffer, un prominente asesor de la presidencia, dijo que la Casa Blanca había manifestado a Samsung sus preocupaciones sobre el anuncio.

"Quizás éste sea el final de todo `selfie'", comentó en tono de broma.

Lo fue, al menos para los deportistas olímpicos.