Masahiro Tanaka.

En su apertura después de su famosa salida ante una audiencia nacional de televisión en los Estados Unidos el 28 de junio de 1976, Mark Fidrych se subió al montículo el 3 de julio para medirse a los Orioles de Baltimore en el Tiger Stadium.

Y el derecho, quien abriría en ese mismo mes el Juego de Estrellas por el equipo de la Liga Americana, continuó confundiendo, maravillando y retirando a los bateadores contrarios.

Midiéndose a un lineup que incluía al futuro Salón de la Fama Reggie Jackson como cuarto bate, Fidrych permitió apenas cuatro sencillos y dio tres bases por bolas en una blanqueada magistral (su primera blanqueada y noveno juego completo) para darles el triunfo a los Tigres por 4-0 sobre los Orioles.

Dicho partido era el número 12 de la carrera de Fidrych en su carrera de Grandes Ligas. Además de darle color a las Mayores con su pintoresca personalidad dentro y fuera del terreno, puso números que-casi 40 años después-aún provoca sonrisas y adulación. Son números que se parecen en algo a los que está poniendo uno de los protagonistas más interesantes de la temporada del 2014, Masahiro Tanaka.

Tanaka gana su noveno juego
Tanaka permitió una carrera, cinco hits y una base por bolas en 6.0 entradas el jueves, adjudicándose la victoria en un triunfo de los Yankees sobre los Atléticos por 2-1.

El derecho japonés, quien también ponchó a cuatro bateadores y llegó al viernes encabezando la Liga Americana tanto en efectividad como WHIP (bases por bolas más hits por entrada lanzada), mejoró su récord a 9-1 después de sus primeras 12 aperturas en Grandes Ligas.

Remontando a 1914, Tanaka es el décimo pitcher en abrir y ganar por lo menos nueve juegos dentro de sus primeras 12 aperturas, y el primero desde Jered Weaver en el 2006.