Pete Rose. (Jessica Hill/AP)

MINNEAPOLIS -- Pete Rose podría participar el año próximo en las actividades del Juego de Estrellas en Cincinnati, pese a que su suspensión de por vida del béisbol.

Al líder histórico de hits no se le permite ingresar a las zonas de los estadios con restricciones para los fanáticos. Pero el legendario pelotero de los Rojos pudo asistir a la ceremonia del denominado "equipo del siglo" en el Turner Field de Atlanta durante la Serie Mundial de 1999. También entró al terreno de juego del Great American Ballpark de Cincinnati en 2010 para la ceremonia en la que conmemoró el 25to aniversario de fijar el récord de 4.192 hits.

Además, se hizo ver en el terreno en Cincinnati el pasado septiembre para la presentación de una escultura de bronce en honor de su compañero Joe Morgan, miembro del Salón de la Fama.

Los Rojos serán anfitriones del Juego de Estrellas de 2015, el 14 de julio. El comisionado Bud Selig dejó abierta la posibilidad de que Rose tenga un papel.

"Eso le corresponde al club de Cincinnati y ellos saben lo que pueden hacer y lo que no pueden hacer", dijo Selig el martes durante una sesión de preguntas y respuestas con cronistas de la Asociación de Béisbol de Norteamérica. "Es algo subjetivo. Pero ellos han organizado algunas cosas con Pete, pero han sido muy cuidadosos y de forma limitada. Pero ese es un asunto que analizarán el año próximo".

Rose aceptó en agosto de 1989 la sanción de por vida, luego que una investigación de Grandes Ligas concluyó que apostó a favor de victorias de los Rojos cuando era el mánager del equipo. Pidió ser readmitido en septiembre de 1997 y se reunió con Selig en noviembre de 2002.

Selig, quien contempla retirarse en enero, nunca se ha pronunciado sobre la solicitud de Rose.

"Está bajo análisis. Es lo que siempre dijo", señaló Selig. "Soy el juez y hasta ahí. No hay nada nuevo, según entiendo".

Ahora con 73 años, Rose reconoció en una autobiografía que se publicó en 2004 que sus previos desmentidos sobre las apuestas fueron falsos.